24 de diciembre de 2007

Criptozoología Navideña: ¿Es el viejo pascuero un wildman?


Un hombre gordo, imponente y barbado vestido de rojo que vive en las estepas boreales, lejos de las miradas de la gente común y corriente, y que visita las casas del pueblo una vez al año para entregar regalos. Esa es la imagen típica que tenemos del Viejo Pascuero (Santa Claus, para los lectores extranjeros de este blog). Pero, para algunos investigadores como el artista Jeffrey Vallance, sin duda que detrás del mito del Viejo Pascuero hay raíces comunes con las leyendas de hombres de las nieves, wildmen y crípticos similares.

Vallance explica en un artículo publicado hace un par de años en el periódico L.A. Weekly que, tras irse a vivir a la provincia sueca de Lapland, le llamó la atención que el símbolo heráldico de la zona fuera un wildman (o sea, un salvaje peludo que quizás, dicen, podría haber sido un neanderthal de una tribu sobreviviente...). Así que se puso a investigar y recoger reportes de crípticos homínidos locales, como el Snömannen, una especie de yeti sueco que vive en los bosques.

Así, hasta que un día vio una estatua de este salvaje pintada de rojo y con barba blanca. De lejos, cuenta Vallance, era igual a Santa Claus y se le ocurrió que los wildmen, el Viejo Pascuero y su snömannen debían provenir de la misma fuente ancestral.

En su artículo explica sus hallazgos, los cuales tienen mucho que ver con leyendas de hombres o seres mágicos antiguos, velludos y gigantes que se acercaban a las villas para comer gente. Por ejemplo, narra una leyenda de un ser al que debían dejarle agua y bebidas para evitar que en víspera de Navidad se bebiera la sangre de los niños. Grotesco, pero sin duda emparentado con el hecho de que hasta hoy le dejan galletas y leche a Santa Claus al pie del árbol.

Otro ejemplo es el wildman del medioevo. En resumen, lo describe como una bestia con características de simio, de color oscuro, hediondo, barbado y cubierto de pelos, que vivía en cavernas escondidas en los bosques y que usa renos para transportar sus cosas… ¿Les suena parecido?

Finalmente, piensen en el mismo Grinch del cuento del Dr. Seuss. Sin duda, un pariente de Pie Grande. Y tal vez un hermano poco festivo de Santa Claus.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada